"Que yo soy un poeta y mi vida una letra que escribo en hojas en blanco" Robe en 'Del tiempo perdido'.

"NUNCA TE ENAMORES DE UN MALDITO"

PROPORCIONES ÁUREAS DE LA BIPOLARIDAD.

SONRIE COMO HACEN LOS VALIENTES.

lunes, 14 de octubre de 2013

  




The first time I saw her... Everything in my head went quiet. All the tics, all the constantly refreshing images just disappeared. When you have Obsessive Compulsive Disorder, you don’t really get quiet moments. Even in bed, I’m thinking: Did I lock the doors? Yes. Did I wash my hands? Yes. Did I lock the doors? Yes. Did I wash my hands? Yes. But when I saw her, the only thing I could think about was the hairpin curve of her lips.. Or the eyelash on her cheek. the eyelash on her cheek. the eyelash on her cheek. I knew I had to talk to her. I asked her out six times in thirty seconds. She said yes after the third one, but none of them felt right, so I had to keep going. On our first date, I spent more time organizing my meal by color than I did eating it, or fucking talking to her... But she loved it. She loved that I had to kiss her goodbye sixteen times or twenty-four times or if it was Wednesday. She loved that it took me forever to walk home because there are lots of cracks on our sidewalk. When we moved in together, she said she felt safe, like no one would ever rob us because I definitely locked the door eighteen times. I’d always watch her mouth when she talked. When she talked. When she talked. When she talked. When she talked. When she said she loved me, her mouth would curl up at the edges. At night, she’d lay in bed and watch me turn all the lights off.. And on, and off, and on, and off, and on, and off, and on, and off, and on, and off, and on, and off, and on, and off, and on, and off, and on, and off, and on, and off, and on, and off. She’d close her eyes and imagine that the days and nights were passing in front of her. Some mornings I’d start kissing her goodbye but she’d just leave cause I was just making her late for work... When I stopped in front of a crack in the sidewalk, she just kept walking... When she said she loved me her mouth was a straight line. She told me that I was taking up too much of her time. Last week she started sleeping at her mother’s place. She told me that she shouldn’t have let me get so attached to her; that this whole thing was a mistake, but... How can it be a mistake that I don’t have to wash my hands after I touched her? Love is not a mistake, and it’s killing me that she can run away from this and I just can’t. I can’t – I can’t go out and find someone new because I always think of her. Usually, when I obsess over things, I see germs sneaking into my skin. I see myself crushed by an endless succession of cars... And she was the first beautiful thing I ever got stuck on. I want to wake up every morning thinking about the way she holds her steering wheel.. How she turns shower knobs like she's opening a safe. How she blows out candles. Blows out candles. Blows out candles. Blows out candles. Blows out candles. Blows out… Now, I just think about who else is kissing her. I can’t breathe because he only kisses her once — he doesn’t care if it’s perfect! I want her back so bad... I leave the door unlocked. I leave the lights on.

La primera vez que la vi… todo en mi cabeza se silenció. Todos los tics, todas las ideas recurrentes desaparecieron. Cuando tienes Trastorno Obsesivo Compulsivo en realidad no tienes momentos en silencio. Incluso en la cama estoy pensando. ¿Cerré las puertas? Sí. ¿Me lavé las manos? Sí. ¿Cerré las puertas? Sí. ¿Me lavé las manos? Sí. Pero cuando la vi, la única cosa en la que pude pensar fue en la curva de horquilla de sus labios. O la pestaña en su mejilla. La pestaña en su mejilla. La pestaña en su mejilla. Sabía que debía hablar con ella. La invité a salir seis veces en treinta segundos. Ella dijo que sí después de la tercera, pero ninguna de las veces que pregunté se sintió bien, así que tenía que seguir adelante. En nuestra primera cita, pasé más tiempo organizando mi comida por colores de lo que pasé comiéndola o hablando con ella. Pero le encantó. Le encantaba que tuviera que besarla para despedirme 16 veces, o 24 si era miércoles. Le encantaba que me tomase todo el tiempo caminar hacia casa porque había muchas grietas en el suelo. Cuando nos mudamos juntos ella dijo que se sentía segura, como si nadie nos fuera a robar porque definitivamente había cerrado la puerta 18 veces. Yo siempre veía su boca cuando hablaba. Cuando hablaba. Cuando hablaba. Cuando hablaba. Cuando hablaba. Cuando me dijo que me amaba, su boca se curvaba hacia arriba en los bordes. Por la noche, ella se acostaba en la cama y me veía apagar todas las luces, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas. Ella cerraba los ojos e imaginaba que los días y las noches pasaban frente a ella. Algunas mañanas empezaba a besarla para despedirme pero ella se iba sólo porque la estaba haciendo llegar tarde al trabajo. Cuando me detenía en las grietas del suelo, ella seguía caminando. Cuando me decía que me amaba su boca era una línea recta. Me dijo que le estaba ocupando demasiado tiempo. La semana pasada empezó a dormir en casa de su madre. Me dijo que nunca debió dejarme apegarme tanto a ella; que todo esto fue un error, pero… ¡¿Cómo podría ser un error que no tenga que lavarme las manos después de tocarla?! El amor no es un error, y me está matando que ella pueda huir de esto y yo no pueda. No puedo. No puedo salir y encontrar a alguien nuevo porque siempre pienso en ella. Normalmente, cuando me obsesiono con algo, veo gérmenes introduciéndose en mi piel. Me veo a mí mismo atropellado por una infinita línea de coches. Y ella fue la primera cosa hermosa en la que me he estancado. Quiero despertar todas las mañanas pensando en la manera en la que agarra el volante. Cómo mueve la llave de la ducha como si estuviera abriendo una caja fuerte. En cómo sopla las velas. Cómo sopla las velas. Cómo sopla las velas. Cómo sopla las velas. Cómo sopla… Ahora sólo pienso en quién estará besándola. Me deja sin respiración que la pueda besar una sola vez. ¡A él no le importa si es perfecto! Deseo tanto que vuelva, que… Dejo la puerta abierta. Dejo las luces encendidas.
OCD (Obsessive Compulsive Disorder) - Neil Hilborn.


 "Qué No, que no acepto ninguna ley impuesta por las condiciones sociales."

domingo, 13 de octubre de 2013






               "Sin ser me vuelvo duro como una roca..." Mi sonrisa es un traje de luces, mi capote es la eterna mirada, el alma.... una proporción áurea  Paseo despistado por Granada buscando mi Tótem, nunca consigo despertar de esta racionalidad.


                 "Mientras tanto pasan las horas..." Se acercan días de autodestrucción, siempre se lo achaco a ser Géminis, a mi irremediable doble personalidad, al murmullo de romper la cadena que aguanta las horas. No se sobre que escribir, pero sí lo se. Tengo tanto que decir, tanto por lo que gritar y tanto por lo que mantener la compostura.

                   Aún hoy recuerdo los últimos besos en la mañana, los restos de Lorca y Dalí, cierto aroma dulce a sueño, mi patetismo y el pelo enredado. Quien me conoce sabe mi atípica forma de amar, de sentir, de morder. El problema es que cuanto más me adentro en mí más me pierdo y las alas se vuelven más grandes, "Te estoy tejiendo un par de alas, se que te iras cuando termine…pero no soporto verte sin volar" dice Andrés Castuera y en mi vida es un día a día. Me da miedo no poder mantener a ningún ser humano en mi vida más de dos días seguidos, me dan miedo tantas cosas, cosas que no son físicas, son emocionales. 
Me preguntan que qué quiero y la respuesta es siempre la misma, sonreír cada día, en soledad o compañía pero sabiendo que por lejos que se vayan los dioses, ellos siempre estarán mirando.

                  Tengo unas 125 manías  43 defectos y 154 virtudes. Me considero un hombre echo a sí mismo (con muchos palos y camino andado). Mi numero favorito es aquél que me acompaña siempre, temo el compromiso, cargarla, y las cosas que no surgen por el tiempo. Odio la mentira, las medias sonrisas y mi frialdad. Mi otro yo no soporta la sociedad, la odia, la detesta, así que me paso la mitad del día odiando aquello que amo, o amando aquello que odio. Poco tiempo tengo y el que tengo lo utilizo para crear momentos únicos  por ello tus silencios me golpean, mis ruidos me aprisionan y las horas agotan mi mente.

Si me preguntas hoy que es lo que quiero para ti, siempre la respuesta será la misma. Verte sonreír incluso en la lejanía. Tener la oportunidad de volar y aprender una nueva lección junto a ti.

"Buscando mi destino, viviendo en diferido...."

Popular Posts