"Que yo soy un poeta y mi vida una letra que escribo en hojas en blanco" Robe en 'Del tiempo perdido'.

"NUNCA TE ENAMORES DE UN MALDITO"

PROPORCIONES ÁUREAS DE LA BIPOLARIDAD.

SONRIE COMO HACEN LOS VALIENTES.

viernes, 30 de octubre de 2015

No me importa nada, pero pienso en tus labios chorreando de sangre ajena mientras esta cae en la nieve. Tu tez blanca se camufla con el ambiente y el frío deshace mis pulmones en témpanos de hiel. No me importa nada, pero tus labios ensangrentados me colocan al rozarse con los míos. Quiero caer, desnudo, en la nieve y dejarme morir. Total nada importa si estás ahí, nada importa si ya la puerta se cerró. Jamás nada me importará si tu elegiste que ser sin mi presencia.

¿Recuerdas nuestro primer beso? Era tan cálido que el frío siempre me lo hace recordar, quedan pocos besos así. Deben ser algo en peligro de extinción, y sin embargo apenas me los pides. Quiero más besos así, de esos en los que te cojo el codo y bajo mi mano hasta encontrar la tuya. Más besos de esos en los que te apartas para respirar, y te ahogas, y no puedes respirar, pero quieres más. Besos de abrir paraguas, besos de sujetar la pamela en la playa, besos de los que se tapan con la mano para que los transeúntes no nos espíen y sonreímos continuamente. Besos que se pierden entre cerveza y cerveza.

Si lo piensas de la forma correcta nuestro error fue el de siempre, que no hubo error, que todo tenia que ser perfecto o mortal. Hoy estoy más cerca de la muerte que de la vida, así que algo tenemos ahora en común. Que no estamos.

No me importa nada como termine todo, pero no quiero irme sin tus labios. No quiero irme. O tal vez, me marche hacia ningún lugar. Y al final me sentare en la escalera de siempre con mi cigarro esperando que te consumas y me escribas de una vez un "ya llegué".

sábado, 18 de enero de 2014



Soy un cobarde, cuanto más he buscado la perfección en mí más me he alejado de los sentimientos. Soy una maquina que se prohíbe sentir y es que creo que es lo único a lo que tengo miedo. ¿Mi escusa? que busco ser feliz. Pero al final "felicidad" es un termino complejo al que cada uno vuelca su propia definición en dependencia de sus intereses. Siempre he estado equivocado, y para un Géminis reconocer que se equivoca es duro.

Hoy es 18 y como cada dieciocho espero que esa situación marcada por el destino se dé, hace mucho que espero a que ese algo que me libera venga a por mi (y se que solo si yo lo busco vendrá). Hoy me siento más viejo y fatigado que nunca, a pesar de mis miles de años sigo creyendo en cosas que no existen como la capacidad de luchar del ser humano, como en la capacidad de decidir de cada uno.
Y en lo más profundo de mi ignorancia cuando me siento perdido vuelvo a mi isla, esa isla que construí para refugiarme, aquella que guarda diamantes en su interior, aquella en la que tantas veces he jugado junto a sus orillas de arena fina y aguas cristalinas. Esa isla que tiene tantas canciones escritas, esa isla que guarda mi mayor secreto.

Hoy quiero que paren la vida, que de aquí me quiero bajar, que nadie me dijo que esto era necesario. Esta vez no tengo nada que aprender de lo acontecido, esta vez siento que no hay una causa solemne por la que blandir el alma. Lo único que me queda es seguir esperando ese momento, recordarme que en unas semanas estaré tirado en cualquier otra estación sin querer ver a que hora sale el siguiente tren.

"Tan frió y a la vez tan cálido" decía el reloj sobre mi mano, la razón ha perdido los motivos del corazón y me niego a ser producto de consumo en una sociedad contaminada... pero a la vez soy tan de consumo. El propio pensamiento de que "esto lo viviré una y mil veces" es ya una aceptación de mi predisposición a ser un pasajero, un tren, un viajero que saca su pañuelo blanco en una estación cualquiera cuando el tren va a zarpar.

Cada día me repito que quiero abandonar, que quiero desaparecer, pero me da miedo volver a comenzar otro libro, a que la historia no me guste o a que la biblioteca se incendie. Son ya demasiados personajes de ficción, todo va tan rápido... y yo me encapricho tan lento. No quiero volver a comer los mismos cacahuetes, no quiero el olor a Keratina en su pelo, no quiero buscar unos guantes, no quiero abrir el frigorifico y recordar a aquella niña en las escaleras de un edificio cualquiera esperando un "te quiero" de un profesor novato. Estoy cansado de que Peter Pan me diga cuando crecer, de que el arte me llame a todas horas, de mi memoria selectiva y del olvido de las personas. Estoy cansado, agotado, perezoso, de abrir mi interior y que todos saquen sus maletas. No quiero que Mery abandone mi casa, que Alicia busque unos guantes en medio de la locura, que dos simios se despidan en un Vis a Vis, que de la noche a la mañana la promesa de una sonrisa se marchite entre lagrimas. Que este gusano hace ya que es mariposa.

Siempre peco de insensible (de cara al publico) y tras las cortinas golpeo el muro hasta sacar mis lagrimas rojas. No quiero volver a guardar en un baúl recuerdos, no quiero mentirme cada mañana al despertar, no quiero volver a comenzar, ni volver a despedirme. Detesto pensar que solo tendremos 15 minutos, que estará todo planificado, que al final por agotamiento querré lo que los demás quieren...
Por eso voy a hacer lo posible por seguir mi camino, por recordar cada día toda mi vida, por hacer que mirar hacia atras merezca la pena. Por que cuando digo que No, es que No.

"Que no me da la gana pasar media vida buscando esa droga que tal vez no exista" -                    Extremoduro.

"Nunca te enamores de un maldito"

Ojalá esta fuera la primera carta que te escribo, ojalá fuese la ultima, puede que sí sea la primera que leerás. La primera que tal vez llegue hasta lo más profundo de ti. Cuando te digo que no esperes nada de mi, ni magia, ni sonrisas, ni nuevas experiencias te estoy contando una verdad a medias.
Tal vez cuando conozco a alguien debería empezar por un "Nunca te enamores de un maldito". Estoy maldito, no vivo la vida con la misma complejidad que el resto del mundo, creo que la ultima vez que me enamoré dejé algo más que el corazón. Me dejé la vida, y con ello los restos de humanidad. No espero que lo entiendas, pero sí que lo aceptes. Le tengo pánico al compromiso, a dar mi verdadero yo, a nombrar las cosas por su nombre, a sentir que puedo amar. Estoy alienado de la vida, de las emociones y vivo en un querer y no poder. Por eso hace un mes cogí aquel barco, por eso ahora no me tienes en tus brazos. Esta forma de hacer las cosas la transmito a todo, consigo lo que me propongo, llego a limites insospechados, cuando crees que todo se esta asentando salgo con una nueva forma de hacer las cosas y desajusto todo el universo.

Cada vez que me alejo de ti, me digo "esta vez no puedes enamorarte" y creo una gran barrera que evita cualquier encontronazo, me niego a perder esto, pero a la vez se que así no iré a ningún lado. Total todos sabemos que al final me iré lejos, que mi futuro esta tan marcado que tarde o temprano desapareceré. Odio encontrarme con desconocidos con los que comparto un pasado. Y lo que más me duele es saber que no me dolerá, que mi propia forma de ser eliminara cualquier sentimiento de culpa, de dolor y mi maldición siempre encuentra fuentes de placer. Le cogido asco a las caricias, al sexo, a los besos, a la vida que me rodea. Sin embargo cuando son tus labios, tus abrazos, tus palabras algo en mi surge que no debería estar ahí. Joder¡¡ no quiero sentir eso. Cuando te tengo en mis brazos solo pienso "No la pierdas, no la pierdas, esta vez no", es como si se abriera un pequeño cascaron dentro de mi, siento miedo, mucho miedo. Me irrita ese sentimiento cuando te estoy abrazando, por que pienso que es algo mio y no quiero dárselo a alguien que no va a quedarse.
"No me quedo de la forma en que tu quieres" dirás, ¿Y que es lo que yo quiero? no se a ciencia cierta lo que quiero, se que no quiero lo de los demás, no estoy preparado aún. El problema de esto es que tu das por sentado lo que yo siento, lo que yo quiero y el como soy. Creo que eso es un error por que si no siento siempre lo mismo, no se lo que quiero y solo soy cuando me ves... estas arriesgándote demasiado y yo nada. Estoy maldito.

He intentado muchas cosas para volver a ser lo que era, cada parte de mi cuerpo es en sí una cicatriz. Mi sonrisa perpetua es un llanto en la soledad, y mi propio vacío es una interferencia en la radio. Considero enamorarse un grave trastorno psicológico. A continuación te contare todas las cosas que he intentado:
Primero, darme tiempo. Desde que tome mi decisión hasta que te conocí pasaron unos 7 meses y en ese tiempo solo me dedique a mi mismo, a fortalecerme a crecer y a no mostrar debilidades. Segundo, me dijeron que un clavo sacaba otro clavo, que la mancha de mora con mora se va...Mentira. Mis variados affaire sexuales solo me han llevado a darme cuenta de que en la sociedad actual es muy fácil acostarse con alguien y que a partir de la segunda vez intentaran que les prestes su alma. Estoy maldito.
Tercero, dejarme llevar y conocer otras personas. tampoco sirve, es cierto que amplias tus experiencias, conoces gente maravillosa a veces y vives situaciones fuera de lo común, pero tampoco te curan.
¿Que qué he conseguido con todo esto? Pues acrecentar la herida y pensar que tarde o temprano todos se van, que puedes decir un "te quiero" y al día siguiente no acordarte. Que las promesas de hoy, es de héroes cumplirlas mañana y que tarde o temprano lo que nosotros una vez juzgamos como erróneo puede que lo hagamos.

Y te preguntarás "¿Entonces que me hace a mi diferente?", la verdad, no lo se. Bueno en realidad si, y lo tengo clarisimo, intentas quedarte y comprendes que estoy loco, que los dos estamos locos, me dejas hacer lo que me plazca y no sientes ataduras. Como primera visión esta, está bien. La otra algo más cuidada es que fuiste la primera persona que en mucho tiempo me llamó la atención de verdad.
Siempre he pensado que los locos, los que no podemos parar de hacer cosas, los que no podemos estar sin un caos en la vida, necesitamos a alguien que imponga esa tranquilidad, alguien que te frene, que te haga ver todo más despacito. desde el punto de vista de cualquier mortal, yo a este ritmo no viviere muchos años más. Y tu haces eso, me aparcas los latidos, me dejas disfrutar de cosas de humanos, cosas en las que no suelo reparar de forma consciente.... Pero no estas echa para mi, en el fondo lo sabes, sabes que esto no va a ningún lugar. ¿Por qué? por que tarde o temprano querrás lo que quieren los demás, como antes querías lo que no tenias. querrás a alguien normal que lo de todo por y para ti, que te consienta, que nunca te diga que no, que cumpla con todos los tópicos de una vida para todos los públicos, en el fondo, tu no quieres una revolución. Al final me querrás cuando ya me haya ido, como todo lo que quieres en la vida y terminaras por gritarle al mundo que necesitas conformarte con la normalidad. Supongo que yo seguiré viajando por un tiempo más.

Por ultimo quiero decirte que cuando te he tenido que querer te he querido como nadie, que cuando te has marchado te he extrañado y odiado como siempre, y que cuando tenga que olvidarte, eso, lo intentare hacer muy mal. Intentare tardar en olvidarte, intentare pensar que te acordaras de mi, creeré que soy para ti algo a tener en cuenta en tu vida.

No creo que jamas llegues a leer esta carta, no creo que jamas llegues a compartir conmigo los resquicios de mi palacio. Te escribo desde aquí. Desde una gran cama con vistas al mar, comenzando el sol a brillar por el amanecer, con el cuerpo desnudo de alguien que se te parece a mi lado, y las sabanas aún calientes. Con humo en mis pulmones y restos de champan en mi piel.
Siempre te echare de menos, siempre recordare cuando intentaba trepar a tu ventana. Siempre recordaras aquel día, aquel día en que supiste... que era nuestro ultimo beso.


                                                          Roman Montana, A Mayo de 1826, En cualquier lugar del mundo.

sábado, 28 de diciembre de 2013


Caen las primeras gotas. T se echa hacia atrás para resguardarse, se apoya contra la pared de la calle, mientras espera a que alguien salga del portal de al lado. La lluvia comienza a apretar.
T se ajusta la capucha, suelta algo de vaho. Siempre le gustó el frío. El tiene la teoría de que en algún momento algo importante le ocurrió un día de mucho frío. Es curioso ya que muy en sus adentros es un ser caliente. T saca del bolsillo un paquete de Lucky strike y saca de el un cigarro, se lo coloca en los labios y lo enciende. La primera calada siempre es la mejor, piensa. Se pregunta como la lluvia produce un halo melancólico en los humanos, y más si lo acompañas del frío y de una tarde gris. Cuando llueve T siempre se acuerda de aquel día, no de un día cualquiera, si no de ese día. Pero ya han pasado muchos años, tantos que ni siquiera llueve de verdad dentro de el.
Son las 6:30. T vuelve a mirar el reloj de pulsera. Ella llega tarde, piensa, mientras mira de reojo el portal. Tira el final del cigarro al suelo, lo pisa con la punta de la bota y murmura "siempre llega tarde".
A T no le gusta que le hagan esperar, y menos después de tanto tiempo.
Vuelve a mirar de reojo hacia el portal, nada.
T se acerca al portal, es el numero trece de cualquier calle maldita. Es una tardona, piensa para sí mismo.
De pronto unas suaves manos le tapan los ojos. Un ligero perfume, de alguna marca conocida, le inunda los sentidos, tal  vez muy en su interior extrañaba aquel olor. El perfume se mezcla con un intenso olor a crema de manos.

- ¿Quien soy?- Pregunta una voz presuntuosa. Ella deja escapar una pequeña risa.

- La retrasada "number one" - responde T. T se gira rápidamente y la atrapa entre sus brazos.

El siempre tiene esa sonrisa de niño malo que no ha roto un plato.

- Eres un payaso- le grita ella a T mientras intenta en vano deshacerse de sus brazos.

Por primera vez en mucho tiempo se quedan en silencio, han pasado muchos meses, muchas meteduras de pata por medio, muchas historias largas que contar, han faltado muchos besos. Se miran a los ojos.
A T siempre le gusto el toque avellana de los ojos de ella, son unos ojos embaucadores. Es como si siempre ocultaran algo. Son los típicos ojos que cambian de color cuando se ponen tristes, cuando recuerdan el pasado, cuando alguien se lleva un trozo de sus almas.

Para ellos se ha parado el tiempo, echaban de menos sus temperaturas corporales. Ella se acerca más hacia el, total, piensa, ya que está atrapada.
T es algo más alto y a ella le gusta, puede echarse sobre su pecho y descansar en el. El pecho de T es duro, caliente como la brisa que desprenden los radiadores, y siempre con una mezcla de olor a colonia y tabaco. Lo que más le gusta de ese momento es que puede hacerlo eterno, es un lugar seguro, es un lugar donde huir, donde escapar del miedo, de las prisas, de los relojes que apresuran al tiempo con sus segunderos. Es tan de humanos el tiempo.

T la separa lentamente, le coloca la mano en la barbilla y la obliga a levantar la mirada hasta sus verdes ojos.
Esa sonrisa, como si tramara algo. le pone nerviosa.

Se acerca lentamente y la besa. Ella siempre se siente extraña, a veces le da miedo. T nunca expresa con claridad nada de lo que siente, tiene su particular forma de ver el mundo y eso, a ella, la desconcierta. Quiere estar segura, pero le da miedo el frío que el guarda. Siempre se pregunta qué le ocurrió para ser así, para ser tan calefactor a veces, tan gélido mármol otras.

T la coge de la mano, aprieta con la fuerza justa, y comienza a tirar lentamente de ella calle abajo.

- ¿A donde vamos?

- A ningún lugar- dice el.

Ella sabe que es mentira, le apasiona ese misterio. T siempre tiene cosas que enseñar, cosas con las que sorprender.La lluvia hace rato que cesó pero ellos, silenciosas almas, no se han dado cuenta. Nunca se dan cuenta de nada.


sábado, 23 de noviembre de 2013






No me preguntes como, pero tu fuego a terminado jugando por aquí. El olor a vainilla, el olor a rosal, el olor a soñar...!Como inundan mi alma¡!Como desbordan mi infinita sed¡ Siempre que escribo voy andando, siempre que sueño... intento, mujer, que no sea a tu lado. Vamos a atraparnos entre cojines, juguemos a ser normales, miremos a los dioses por aquellas ventanas que imaginaste.

Tienes en el pecho un agarrotamiento, una herida y pequeñas, ácidas, gotas de deseo. Joven que no sabes donde posar tus pies, miras con desdén a la humanidad y solo añoras ser reflejo de ella. Vuela, vuela bajo y despacito hasta mi ventana.

Busquemos en silencio, a pies puntillas, joven zarrapastrosa de pijama deshilachado.


¿Donde están? ¿Donde están?... siempre buscas sentir lo que los demás, y no caes en que vivir en el borde de un acantilado ya es un sentimiento, es un poema, es una rosa que aun estando marchita frutos da. Que bellos son los abismos, que aterradora es la oscuridad y más cuando el corazón se agita.


Bebamos el uno del otro, estemos ebrios de sutil fatalidad, juntemos nuestros destinos intentando no admitir el lado positivo. Tu y yo, juntos, sabemos sentir. Me embriago sin descanso de vino, vida, sexo y virtud. Por eso olvido que arrastramos un pasado, soñamos un futuro, e intentamos con el reloj en mano, encontrarnos en la oscuridad.

Levantas a tientas las manos y solo rozas, en la penumbra, mi cara. Noto en tu rostro el sabor a sal, haces alquimia al transformar sueños en lágrimas, sal en estatuas. 
Y si arriesgar no quieres, y si solo de un juego se trata.
no te preocupes.... que en el final de los finales, a ti, un un dolor te aguarda.
Ida, pena y alcohol.






Melancolía.

Hermano, tú que tienes la luz, dime la mía.
Soy como un ciego. Voy sin rumbo y ando a tientas.

Voy bajo tempestades y tormentas
ciego de sueño y loco de armonía.
 
Ése es mi mal. Soñar. La poesía
es la camisa férrea de mil puntas cruentas
que llevo sobre el alma. Las espinas sangrientas
dejan caer las gotas de mi melancolía.
 
Y así voy, ciego y loco, por este mundo amargo;
a veces me parece que el camino es muy largo,
y a veces que es muy corto...
 
Y en este titubeo de aliento y agonía,
cargo lleno de penas lo que apenas soporto.
¿No oyes caer las gotas de mi melancolía?


                                                          Rubén Darío.

sábado, 2 de noviembre de 2013



Pisando restos del pasado sigo señales que solo encuentro cuando aúllo a la luz de la luna. Condéname, arrestarme y devuélveme a aquella prisión, pero no sigas torturándome así....

El estaba perdido en una isla, no sabia ni por qué, ni hacia qué se dirige. Solo sabia que estaba agotado. El es una sombra, un errante, un trozo de un barco que se acerca a las rocas.. y el mundo son las sirenas, los huracanes, las tormentas y la desdicha.
Total "Un marinero no jamás se hizo en un mar en calma" pero la cuestión es que esa sombra ya no encuentra a su Peter Pan, tampoco sabe donde dejo los guantes Alicia o si seguir dejando rastro en la madriguera. ¿Donde estamos?, ¿Qué fue de Lolita?¿Y sus gafas?, ¿Hacia donde vamos? siempre me pregunte donde terminan los planes de futuro que no se cumplen, las promesas sin hacer o los besos que se prometen. Tengo ganas de besos con sabor a verso, vainilla en un cuello, animales correteando y libros escapando de su jaula.

¿Qué locura no? Dame la respuesta a la vida pequeño Dios, por que lo único que quiero es salvar a esa sombra y se que me va a costar la vida esta intención.

Solo me queda pensar que debo borrar dos puntos a quien deja puntos suspensivos, ya que lo único que me gusta es vivir a 3cm por segundo.
El Sur, Jorge Luis Borges.



"Allí donde todos vamos a perder... a perder un destino, perder un amor, perder... una vida."

Este texto al que nos enfrentamos es complejo, ya que Borges juega con diferentes métodos expresivos para contar, con un gran halo de misterio, una historia a medias en la que hace participe al lector. La historia en breves líneas habla sobre un hombre argentino que tras una mordedura coge una infección, que le provoca septicemia, es ingresado en el hospital y a partir de este punto, de forma extraña, el narrador nos cuenta que le dan el alta, se sube a un tren y allí muere a duelo con un puñal. Todo ello con ciertas frases intercaladas que nos hacen pensar que tal vez nunca se hubiera movido de la camilla de hospital a la que fue a parar. A lo largo de todo el relato, salvo en una breve frase que queda justificada el autor nos pr
esenta una omnisciencia autorial que se entremezcla con la neutral, por ello vemos ciertos comentarios y saberes que contiene la voz, así como momentos de “yo testigo”. El destinatario de este relato esta fijado desde el primer momento en que empezamos a leerlo. El emisor es Borges, el destinatario es el lector así que tenemos en esta omnisciencia selectiva un lector explicito.
Una vez aclaradas las voces de El Sur vayamos a lo que de verdad nos atrae, ese magistral juego de tiempos que utiliza Borges para dejar senderos inacabados a lo largo del relato, ¿se quedó en el sanatorio o salio?, Borges en esta corta cronofanía establece el principio del tiempo del discurso en 1871 y a
través de la elipsis con la escusa de hablar de los antepasados argentinos del protagonista llega hasta 1939 situándonos la segunda duda (primera si no necesitáramos releer el texto) ¿de cual de los dos Dahlmann habla Borges? Ya que con la escusa de usar el apellido no te dice quien es el que sufre/padece la historia.Tenemos que apreciar que como técnicas del ritmo narrativo utiliza largas pausas descriptivas y ampliaciones.Una posible visión del cuento desde la perspectiva de “El Sur” como signo es la de un rápido recorrido por los síntomas de la vida ya que tras la mención a los dos Dahlmann el autor menciona que el protagonista esta cómodamente preocupado únicamente en leer “Las mil y una noches” y acto casi seguido esta sumido en una terrible enfermedad que le va a costar la vida para de hay pasar a una tercera fase en la que se ve empujado a llegar con rapidez al sur, aquí Borges utiliza como primer indicio de prisa “En el hall de la estación advirtió que faltaban treinta minutos” y conforme ya esta dentro del tren no se para de
mencionar de forma suspicaz esa ansia de incomodidad y ganas de llegar al sur que Borges acaba personificando en el maleante para alargar el que a esas alturas del texto el lector ya quiere llegar al sur para saber que hay al final, para saber si al final esta la muerte ya que verdaderamente es todo un shock debido
a la septicemia o esta jugándose la vida en el almacén de un tren en marcha. Borges (1989: 120) calificó “El Sur” en el prólogo de Artificios, la segunda parte de Ficciones, como “acaso” su “mejor cuento” y por otro lado añadió que  “Todo lo que sucede después que sale Dahlmann del sanatorio puede interpretarse como una alucinación suya en el momento de morir de la septicemia, como una visión fantástica de cómo él hubiera querido morir (Fama 1982: 392).” Siguiendo esta pauta podríamos ver claros indicios de que era una
alucinación en frases como "También el coche era distinto; no era el que fue en Constitución, al dejar el andén: la llanura y las horas lo habían atravesado y transfigurado" o “Dahlmann pudo sospechar que viajaba al pasado y no sólo al Sur” lo que nos podría llevar a suponer que existen varias capas de realidad por lo que la temporalizacion tiene dos planos dentro de la historia del discurso, pero para rizar mas el rizo podemos suponer que si salio de la enfermedad, que si se subió a un tren con destino al sur y que yo siendo un Axolotl se que Dahlmann (Es Borges ya que tienen muchas cosas en común que hacen ver este relato como el relato de un trozo de su vida) se quedo dormido en el tren e imagino todo el altercado con el viejo gaucho extático. Así que en mi suma opinión Borges hizo lo que acostumbran a hacer muchos escritores (y así lo dijo) dio una suposición y no aclaro ninguna haciéndolas todas validad perpetuando así todos los indicios que tan gustosamente un análisis estructural saca a la luz.

En palabras de Borges “Básteme prevenir que es posible leerlo como directa narración de hechos novelescos y también de otro modo… “

lunes, 14 de octubre de 2013

  




The first time I saw her... Everything in my head went quiet. All the tics, all the constantly refreshing images just disappeared. When you have Obsessive Compulsive Disorder, you don’t really get quiet moments. Even in bed, I’m thinking: Did I lock the doors? Yes. Did I wash my hands? Yes. Did I lock the doors? Yes. Did I wash my hands? Yes. But when I saw her, the only thing I could think about was the hairpin curve of her lips.. Or the eyelash on her cheek. the eyelash on her cheek. the eyelash on her cheek. I knew I had to talk to her. I asked her out six times in thirty seconds. She said yes after the third one, but none of them felt right, so I had to keep going. On our first date, I spent more time organizing my meal by color than I did eating it, or fucking talking to her... But she loved it. She loved that I had to kiss her goodbye sixteen times or twenty-four times or if it was Wednesday. She loved that it took me forever to walk home because there are lots of cracks on our sidewalk. When we moved in together, she said she felt safe, like no one would ever rob us because I definitely locked the door eighteen times. I’d always watch her mouth when she talked. When she talked. When she talked. When she talked. When she talked. When she said she loved me, her mouth would curl up at the edges. At night, she’d lay in bed and watch me turn all the lights off.. And on, and off, and on, and off, and on, and off, and on, and off, and on, and off, and on, and off, and on, and off, and on, and off, and on, and off, and on, and off, and on, and off. She’d close her eyes and imagine that the days and nights were passing in front of her. Some mornings I’d start kissing her goodbye but she’d just leave cause I was just making her late for work... When I stopped in front of a crack in the sidewalk, she just kept walking... When she said she loved me her mouth was a straight line. She told me that I was taking up too much of her time. Last week she started sleeping at her mother’s place. She told me that she shouldn’t have let me get so attached to her; that this whole thing was a mistake, but... How can it be a mistake that I don’t have to wash my hands after I touched her? Love is not a mistake, and it’s killing me that she can run away from this and I just can’t. I can’t – I can’t go out and find someone new because I always think of her. Usually, when I obsess over things, I see germs sneaking into my skin. I see myself crushed by an endless succession of cars... And she was the first beautiful thing I ever got stuck on. I want to wake up every morning thinking about the way she holds her steering wheel.. How she turns shower knobs like she's opening a safe. How she blows out candles. Blows out candles. Blows out candles. Blows out candles. Blows out candles. Blows out… Now, I just think about who else is kissing her. I can’t breathe because he only kisses her once — he doesn’t care if it’s perfect! I want her back so bad... I leave the door unlocked. I leave the lights on.

La primera vez que la vi… todo en mi cabeza se silenció. Todos los tics, todas las ideas recurrentes desaparecieron. Cuando tienes Trastorno Obsesivo Compulsivo en realidad no tienes momentos en silencio. Incluso en la cama estoy pensando. ¿Cerré las puertas? Sí. ¿Me lavé las manos? Sí. ¿Cerré las puertas? Sí. ¿Me lavé las manos? Sí. Pero cuando la vi, la única cosa en la que pude pensar fue en la curva de horquilla de sus labios. O la pestaña en su mejilla. La pestaña en su mejilla. La pestaña en su mejilla. Sabía que debía hablar con ella. La invité a salir seis veces en treinta segundos. Ella dijo que sí después de la tercera, pero ninguna de las veces que pregunté se sintió bien, así que tenía que seguir adelante. En nuestra primera cita, pasé más tiempo organizando mi comida por colores de lo que pasé comiéndola o hablando con ella. Pero le encantó. Le encantaba que tuviera que besarla para despedirme 16 veces, o 24 si era miércoles. Le encantaba que me tomase todo el tiempo caminar hacia casa porque había muchas grietas en el suelo. Cuando nos mudamos juntos ella dijo que se sentía segura, como si nadie nos fuera a robar porque definitivamente había cerrado la puerta 18 veces. Yo siempre veía su boca cuando hablaba. Cuando hablaba. Cuando hablaba. Cuando hablaba. Cuando hablaba. Cuando me dijo que me amaba, su boca se curvaba hacia arriba en los bordes. Por la noche, ella se acostaba en la cama y me veía apagar todas las luces, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas, y encenderlas, y apagarlas. Ella cerraba los ojos e imaginaba que los días y las noches pasaban frente a ella. Algunas mañanas empezaba a besarla para despedirme pero ella se iba sólo porque la estaba haciendo llegar tarde al trabajo. Cuando me detenía en las grietas del suelo, ella seguía caminando. Cuando me decía que me amaba su boca era una línea recta. Me dijo que le estaba ocupando demasiado tiempo. La semana pasada empezó a dormir en casa de su madre. Me dijo que nunca debió dejarme apegarme tanto a ella; que todo esto fue un error, pero… ¡¿Cómo podría ser un error que no tenga que lavarme las manos después de tocarla?! El amor no es un error, y me está matando que ella pueda huir de esto y yo no pueda. No puedo. No puedo salir y encontrar a alguien nuevo porque siempre pienso en ella. Normalmente, cuando me obsesiono con algo, veo gérmenes introduciéndose en mi piel. Me veo a mí mismo atropellado por una infinita línea de coches. Y ella fue la primera cosa hermosa en la que me he estancado. Quiero despertar todas las mañanas pensando en la manera en la que agarra el volante. Cómo mueve la llave de la ducha como si estuviera abriendo una caja fuerte. En cómo sopla las velas. Cómo sopla las velas. Cómo sopla las velas. Cómo sopla las velas. Cómo sopla… Ahora sólo pienso en quién estará besándola. Me deja sin respiración que la pueda besar una sola vez. ¡A él no le importa si es perfecto! Deseo tanto que vuelva, que… Dejo la puerta abierta. Dejo las luces encendidas.
OCD (Obsessive Compulsive Disorder) - Neil Hilborn.


 "Qué No, que no acepto ninguna ley impuesta por las condiciones sociales."

Popular Posts